Violencia en acenso, educación de perspectiva de género en escasez

Spread the love

Por: Alejandra Rosado Meléndez

¿El aumento de los feminicidios y la violencia contra la mujer se debe a las fallas en el sistema de justicia o a la poca educación sobre el tema?

En los últimos años ha ocurrido un aumento en feminicidios y violencia domestica hacia las mujeres en Puerto Rico, de acuerdo con el Observatorio de Igualdad de Género. Nuestros sistemas de seguridad y justicia adolecen de crasas fallas que atentan contra las vidas de las víctimas. “Con las herramientas que se tienen se ha hecho lo mejor qué se ha podido”, expresó la abogada Keila Ortega. Sin embargo, la judicatura ha comenzado a mejorar algunos aspectos que redundarán en un mejor manejo de casos de violencia.

Dentro de estas mejoras se encuentran la creación de salas especializadas donde cada caso cuenta con profesionales de la ley y la salud. Las victimas también pueden testificar mediante circuito cerrado, en caso de sentirse intimidadas por su atacante. Por ejemplo, en el caso de violencia de género entre la influencer Andrea Ojeda Cruz, mejor conocida como “la Peki” y el boxeador Juan Manuel “Juanma” López Rivera, la victima solicitó testificar detrás de cámaras. Ojeda Cruz denunció que López Rivera la golpeó y amenazó de muerte a través de sus redes sociales. De acuerdo con el Departamento de Justicia, el púgil se encuentra libre bajo supervisión electrónica y restringido de salir de su hogar.

La abogada Keila Ortega y la psicóloga Verónica Gómez se expresan a favor de una educación con perspectiva de genero para combatir la violencia.

Aun así, también admitió la abogada que falta mucho, tanto social como judicialmente, para que la víctima se sienta verdaderamente protegida. Uno de los recursos más factibles para mujeres que experimentan violencia doméstica, son los albergues para mujeres maltratadas. Sin embargo, a medida que aumentan los casos, la disponibilidad de estas facilidades disminuyen.

Por su parte, la Dra. Verónica Gómez, psicóloga, explicó la importancia de cuidar la salud mental y emocional de la víctima, el abusador y personas que puedan estar relacionadas. Según Gómez, la mujer debe ser capaz de identificar cuando es víctima de abuso y no confundirlo con lo que esta normalizado. También cuando el atacante padece posibles trastornos o no puede manejar sus emociones es importante buscar ayuda profesional. De igual manera, las personas que toman decisiones defienden y abogan por las víctimas deben conocer la ética y manejar correctamente todas las variables que se puedan presentar a la hora de determinar el futuro de una víctima o atacante.  

Además de la falta de ayuda y seguridad, la ausencia de educación con perspectiva de género normaliza el maltrato emocional y psicológico hacia las boricuas. La letrada opinó que una buena formación educativa desde temprana edad puede prevenir las violencias hacia las mujeres. Sin embargo, el gobierno no ha priorizado muchos campos claves para comenzar a resolver esta situación. Ambas profesionales exhortaron a las nuevas generaciones a estar educadas sobre la violencia de género de modo que comiencen a disminuir los agresores.

Leave a Reply