Parto durante la Pandemia: Lo que nadie sabe

Foto por: Kimberly Perez Timbers
Spread the love

Por: Kimberly Pérez Timbers

“Estuve 14 horas sola”, expresó confesó Letsie Ramírez madre primeriza que se encontraba en su cuarto mes de gestación cuando el gobierno decretó un cierre total por la llegada del COVID-19 a Puerto Rico en marzo del 2020.

La Pandemia cambio la vida de todos, los servicios importantes fueron limitados y restringidos al máximo para garantizar la salud pública. Como medidas preventivas se establecieron un  toque de queda y cierre temporero de la mayoría de los lugares. Fue un momento histórico que se experimentó al rededor del mundo. La manera de vivir de muchos cambió y la forma de realizar actividades cotidianas se adaptó a lo que fue la nueva realidad. “Yo tenía cuatro meses cuando nos encerraron”, recordó Ramírez sobre su embarazo.

Lo que nadie sabe es que las madres que se encontraron con la realidad de que su embarazo no sería como se lo habían imaginado por causa de la Pandemia.  Por las restricciones en el país y la incertidumbre que se vivía por causa del virus el proceso de gestación nunca se volvió a ver como antes del COVID-19. Fue el temor el que llevó a muchas madres a tomar otras medidas que fueran seguras para ellas y sus bebes.

¿Parto en casa o en el hospital? Esa fue la pregunta que muchas se plantearon durante momentos tan difíciles y delicados por la situación donde se encontraban. En busca de seguridad muchas madres y familias optaron por contratar los servicios de una doula o una partera. Estas son profesionales de la salud que se encargan de educar y acompañar a la madre en su proceso de gestación, parto y postparto. Estas profesionales fueron la mano amiga y la mejor opción para muchas familias en la isla. La doula y enfermera Irene Liz González confirmó que durante la pandemia hubo un gran aumento en la contratación de esos servicios profesionales.

Foto por: Kimberly Perez Timbers

“Han subido los partos en el hogar a raíz del temor… a que bebe coja alguna enfermedad”, explicó González. Según la doula y enfermera los partos en la casa han aumentado debido a la seguridad que sienten estas madres en el seno de su hogar junto a su familia. Para las madres es una experiencia placentera y gratificante en la cual pueden disfrutarse el proceso natural en la comodidad de su casa y junto a sus seres queridos tomando las respectivas medidas de salud tanto para ella que para el bebé.  Puerto Rico cuenta con más de 600 doulas a disposición de educar y ser esa mano amiga para las madres en cualquier estado. El mayor patrocinador de esta experiencia es la asociación Doula Caribe Internacional, que provee servicios y educación a mujeres tanto para asistir partos como a las futuras madres.

Como muchas otras madres, Ramírez no corrió con la suerte de parir en casa, le tocó dar a luz sola en un hospital. La joven indicó que fue emocionalmente difícil vivir ese momento sin apoyo de sus familiares. Sentenció además que fue un proceso en su mayoría triste y muy alejado a lo que soñaba. Como Ramírez muchas embarazadas se debaten entre tener un parto convencional en un hospital o tener los mismos cuidados con la atención de profesionales de igual calibre en el calor del hogar. “Hubiera cambiado el problema, la Pandemia. Por la enfermedad fue que no pude compartir, no puede tener acompañantes ni mi familia. Cambiaría la Pandemia”, lamentó.

Leave a Reply