Barberías se reinventan en tiempos de pandemia

Spread the love

Por: Josué R Andujar Santiago

A un año del comienzo de la pandemia los barberos, estilistas y estudiantes de estas carreras en Puerto Rico han sufrido altos y bajos en sus negocios debido a los constantes cambios a las Órdenes Ejecutivas por parte del Gobierno.

Este sector trabajador vio cómo sus servicios fueron paralizados debido al aumento de casos de COVID-19 en la Isla cuando se le impusieron restricciones para ofrecer sus servicios. Cientos de familias se vieron afectadas emocional, física y económicamente por estos cambios. “El primer mes fue bien fuerte. Con toparte que obligatoriamente tenías que estar encerrado en tu casa por el COVID es como algo frustrante cuando tú llevas más de 15 años trabajando y literalmente no coges ni vacaciones. Decirte que no puedes salir, es bien frustrante”, expresó Augusto Ortiz, barbero y dueño de Mostach BarberShop en Morovis. Este comerciante como muchos otros vivieron en carne propia la frustración de no estar prestando sus servicios, muchos optaron por dejar a un lado la barbería y buscaron otros recursos para llevar sustento a sus hogares.

El joven empresario, quien fue el primer barbero de su pueblo en crear una barbería en un vagón, espera en un futuro poder agrandar aún más las facilidades para brindarles el mejor servicio posible. 

Así mismo, cientos de jóvenes con aspiraciones a ser profesionales del estilismo vieron paralizada su educación por la incertidumbre de cuándo terminaría esta crisis. “Debido al COVID-19 actualmente me faltan dos meses de práctica y no he continuado mis estudios de barbería”, indicó Luis Rivera, de 17 años y estudiante de barbería. Rivera se ha desmotivado por haberse paralizado sus estudios, pero afirma que su  pasión por la barbería sigue latente y espera eventualmente retomar sus cursos.

Mientras tanto El Colegio de Barberos y Estilistas en Barbería de Puerto Rico elaboró un protocolo para la prevención del COVID-19 entre su matrícula. Entre sus recomendaciones se encuentra, que los barberos deben evitar contacto físico, eliminar recibidores o áreas de espera, cambios en el método de pago y entre otros. Por su parte, Ortiz optó por ofrecer sus servicios mediante citas a través de una aplicación móvil llamada Booksy. Esta forma de trabajo permite que el barbero brinde un servicio de excelencia mientras observa las debidas precauciones. Durante esta emergencia de salud las barberías deben mantener el área exclusivamente para un cliente mientras realizan su corte.

Leave a Reply