La cuarentena y la ansiedad social entre adolescentes

Spread the love
A person sitting on the floor

Description automatically generated with medium confidence

Crédito: Priscilla Du Preez, Unsplash

Por: Jovanny Cano Devarie

Es una de las fobias más comunes en el mundo. Las personas que sufren de este trastorno mental tienen miedo de ser juzgados por otros afectando la manera que se comunican con los demás. El desorden de ansiedad social se ha agudizado durante la pandemia del COVID-19, particularmente entre los jóvenes adolescentes. 

Según el Instituto Nacional de Salud Mental la ansiedad social puede afectar el trabajo, la escuela y otras actividades cotidianas como hacer y mantener amistades. El uso frecuente de las redes sociales es uno de los factores que aumentó el porcentaje de adolescentes diagnosticados con ansiedad social a través de los años. Un estudio en la Revista de Psicología Clínica en Adolescentes y Niños reveló que medio de la pandemia del COVID-19 los jovencitos pasan mayor tiempo en el mundo digital. Los participantes con adicción a los videojuegos, Internet y redes sociales revelaron mayor incidencia de depresión, soledad, ansiedad, entre otros.

Que los jóvenes quedaran encerrados en sus hogares para cumplir con la Orden Ejecutiva del Gobierno que instauraba un cierre de la actividad educativa, social y comercial. Esto convirtió a las redes sociales en el perfecto escape de la triste realidad. A través de las plataformas sociales los adolescentes se mantuvieron al tanto de la vida de los demás. Según la página de VOX los americanos se pasaron en las redes sociales un promedio de 82 minutos por día en el año del 2020, un aumento de unos 7 minutos comparado con el año anterior. A pesar del uso frecuente de los medios sociales, un 73% de los usuarios los asocian con un sentimientos negativos y el otro 27% con sentimientos positivos.

Como confirman numerosos estudios, las redes sociales son vistas como algo negativo a pesar de que permiten conectar con otros en tiempos donde más las personas suelen a necesitarlo. No obstante, en el mundo virtual se esparce todo tipo de información y entre más negativo sea, más rápido llega a los adolescentes. “Mi consumo de las redes aumentó drásticamente durante los tiempos de cuarentena y eso causó cierto nivel de estrés durante esos meses. Trataba de distraerme con mis dispositivos electrónicos, pero se me hacía imposible cuando básicamente toda la información que encontraba en mi celular eran noticias negativas que estaban sucediendo en esos momentos”, dijo Alanis Salinas, estudiante de la Universidad Interamericana de Bayamón.A pesar de ello acceder a las redes sociales se ha convertido en un hábito, especialmente para la juventud. De acuerdo con la Revista de la Academia Americana de Pediatría su uso excesivo dificulta regulación de las emociones. “Las investigaciones han demostrado que las personas con uso excesivo de internet o adicción lo usan para evitar emociones negativas, como ansiedad y depresión”, reza la investigación.

Leave a Reply